La crisis en Educación

Escrito por Jaime Ramírez Ortega
Miércoles 31 agosto 2011

Esto no le hace nada bien al país, menos en estos momentos, donde se reportan quince muertes violentas diarias, y la mayoría de ellas, alumnos de las distintas escuelas a escala nacional. Este es un problema que el Gobierno debe darle mucha atención.

Ya no más discursos, algunos bien elaborados, pues al final no se hace nada concreto para ayudar a los miles de jóvenes que están siendo conquistados por los tentáculos de las pandillas, por amenazas o porque les gusta esa vida, debido a la ausencia de referentes positivos en el barrio que orienten a la juventud y que se den cuenta de que ser pandillero es un estilo de vida, que solo tiene tres caminos: la cárcel, el hospital, y el cementerio

No se puede continuar circulando en el camino de la impaciencia y de la intolerancia. El Gobierno debe de ser más propositivo y flexible con las bases magisteriales y llegar a un acuerdo que les permita retomar las labores educativas, para no dejar acéfalos a los alumnos.

El presidente Funes debe de flexibilizar sus posturas, y saber que no todo se puede resolver descontando o despidiendo a los miles de maestros que han dejado sus vidas en las aulas públicas, caminando largos trechos, cruzando ríos, quebradas, y llevando la educación incluso hasta las islas más remotas de nuestra querida patria y muchos ya murieron en el cumplimiento del deber.

Entonces vale la pena retomar las negociaciones desde una mesa, y ofrecerles a los maestros soluciones concretas con base en las posibilidades del Gobierno, y no engañarlos de forma demagógica como lo han hecho en el pasado, como tampoco es lícito ofrecerles cumplir con lo que dice la ley con respecto de los aumentos salariales, recortando las asignaciones presupuestarias que tiene cada una de las escuelas públicas.

Porque en cuyo caso sería un engaño más para ellos, limitando los proyectos que cada escuela tiene para el periodo 2012.

Como mejoras sistemáticas en las estructuras, así como dejando de contratar maestros adicionales para suplir la demanda, ocasionando a futuro menos acceso a la educación y en consecuencia más analfabetismo y delincuencia.

El ministro de Educación no desconoce todo lo que se menciona en este artículo, ya que él fue uno de los precursores de las mejoras salariales de las bases magisteriales en los periodos que gobernó ARENA. De hecho él participaba activamente en las marchas, pidiendo que no se soslayaran los derechos de los maestros.

Insistía en que se cumpliese con todo lo establecido en la normativa salarial, pero hoy dio vuelta el asunto, porque él está como ministro y la cosmovisión es diferente, y en lugar de apoyar a los maestros, vemos una actitud inaccesible y poco identificado con el magisterio.

Apabullando a los maestros y decir que se les quitará si se siguen manifestando legítimamente no es la fórmula más adecuada para resolver el problema. Es necesaria la reflexión del Gobierno, que recorte sus gastos excesivos para redistribuirlos en educación en donde tanto se necesitan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s