Festividades del Mes Cívico

Escrito por Salvador Guevara Casco

sallguevara@hotmail.com

La celebración de la Semana Cívica en este año deberá de tener como en años anteriores el realce y colorido que le proporcionan los desfiles escolares y los actos cívicos en el interior y fuera de los centros escolares.

El desarrollo de la Semana Cívica que culmina el 15 de septiembre debe de aprovecharse para el fomento de los valores cívicos en los jóvenes estudiantes, que contribuya al crecimiento de nuestra identidad nacional, al amor por nuestro país y por nuestra cultura.

Lamentablemente, en nuestro país padecemos hoy en día de una crisis de valores, que ha contribuido al deterioro de nuestro tejido social, la cual nos ha llevado a la situación de violencia social e inseguridad que abate al país y que mantiene en vilo a la población honrada aun dentro de sus hogares.

En consecuencia, es imperativo que los padres de familia, maestros, religiosos, políticos, empresarios y los diferentes medios masivos de comunicación redoblemos esfuerzos y nos unamos en una campaña con el propósito del rescate y fomento de los diferentes valores, especialmente en los jóvenes a quienes les ha tocado desarrollarse en una etapa de nuestro país muy complicada.

La irracional violencia social ha extendido sus tentáculos y está afectando en los últimos meses a los centros educativos especialmente públicos, donde casi un centenar de estudiantes han pasado a formar parte de las estadísticas de asesinatos que a diario ocurren en nuestro país, sin que el MINED haya tomado medidas efectivas para salvaguardar la integridad física de los estudiantes y educadores que se exponen a diario al acoso de los antisociales.

Las declaraciones del ministro de Educación a los medios de comunicación donde señalaba que los jóvenes estudiantes comienzan a consumir drogas entre los 12 y 13 años debe de alertar a los padres de familia en el sentido de ejercer mayor vigilancia en sus hijos, tratando además de enterarse sobre quiénes constituyen su grupo de amigos y a qué actividades se dedican durante su tiempo de ocio después de sus actividades escolares. Pero ante todo tomar medidas con sus hijos en cuanto a mantenerlos siempre ocupados en sus hogares en actividades productivas para alejarlos de la influencia de los malos amigos.

Desde luego que los maestros también deben de contribuir informando a los padres de familia sobre algunas actitudes sospechosas observadas dentro de los centros educativos que indiquen que estos jóvenes podrían estarse involucrando en actividades ilícitas.

Es obvio que los maestros en los distintos niveles reciben salarios que no están de acuerdo con el creciente alto costo de la vida, y que necesitan una nivelación salarial aun mayor a la que el Gobierno les ha prometido, siendo su lucha justa para lograr sus objetivos.

Lo que no parece muy coherente es tratar de interferir el desarrollo de las fiestas cívicas como medidas de presión porque como dijimos en párrafos anteriores los maestros son formadores de valores en los jóvenes estudiantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s