Necesitamos una nueva universidad

José Ricardo Benavides Vila

La Universidad de El Salvador ha tenido ese gran reto, pero por ciertas circunstancias los salvadoreños no hemos recibido ese beneficio. Pero algo se puede realizar, y buscar una nueva universidad es una aspiración válida. Iniciar esa gran tarea es responsabilidad de todos y debería estar fundamentada en destruir viejos paradigmas que a lo largo de la historia universitaria han obstaculizado su progreso. Si yo fuera rector configuraría un plan de trabajo en los siguientes puntos: 1. Una Universidad solución, la institución debe ser ejemplo nacional de cómo manejar una institución pública y optimizar los recursos; debe ser un centro de consulta para otros funcionarios y para cualquier ciudadano. En las aulas gastamos cientos de horas estudiando libros y teorías, pero esto no tiene validez si este esfuerzo no tiene resultados concretos en las diferentes problemáticas nacionales. 2. Una Universidad moderna y con aplicaciones tecnológicas y científicas adaptadas y propias. La institución debe dar demostración de cómo aplicar la ciencia y la tecnología vigente para operar procesos. Un ejemplo sencillo lo representa el problema del nuevo ingreso, cuando en el planeta existe toda una tecnología informática. En la universidad seguimos creyendo necesaria la utilidad de espacios físicos, y el problema de nuevo ingreso sigue siendo un dolor de cabeza. !irónico! 3. Una universidad internacional. En la actualidad el planeta ha reducido su tamaño y el estar sujetos a 21,000 kilómetros cuadrados es una terquedad. Las relaciones con centros de estudio de otros países se pueden optimizar y hacer de la universidad una institución internacional, dentro de esto perfectamente se podría crear un centro universitario en Los Ángeles y así las clases en la universidad podrían impartirse en otros idiomas. 4. Una universidad que sea un lugar fuera de serie en la ciudad. Como el alma máter posee el conocimiento, entonces el lugar físico y virtual de la institución debe ser una aberración agradable en el espacio. Allí todo ciudadano percibiría el poder del conocimiento, un ejemplo sería que todo el espacio físico de la institución estaría rodeado de un microclima controlado. 5. Una universidad con democracia participativa y con nuevos modelos organizativos. En la actualidad los modelos de elección de la institución no aportan nada nuevo, es igual a la forma nacional que utilizan los partidos políticos y que tantos malos resultados ha producido a la vida política nacional.

¿Por qué no buscar una forma innovadora de seleccionar funcionarios públicos? Una forma que garantice que los mejores ocuparán las posiciones de dirección. 6. Funcionarios honestos y talentosos. Con todo esto, la Universidad de El Salvador debe instalar innovadoras organizaciones como el Centro de Investigación de Ciencias Espaciales, el Instituto de Genética Molecular y el Instituto de Alta Tecnología, entre otras.

Muy grande es el reto para buscar una nueva universidad y grande es el reto para formalizar nuevas alianzas como la que se deben establecer con las empresas y con la micro y pequeña empresa, y no se diga en el ámbito político en el cual la universidad debe formar los nuevos patrones políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s