Bases para una buena educación

Por María A. de López Andreu*

Hace una década, el Presidente Bush, con amplio apoyo bipartidista, lanzó la reforma educativa “No child left behind”, teniendo como objetivo que las escuelas prestaran especial atención a los niños que se iban atrasando en sus estudios, a fin de ayudarles a alcanzar el nivel que les correspondía.

Diez años después se ha comprobado que muchas escuelas, en lugar de haber hecho lo mencionado, bajaron el nivel de exigencia en los estudios, para que la inmensa mayoría de alumnos consiguiera graduarse sin dificultad. Eso ha sido nefasto, por lo que el Presidente Obama ha solicitado al Congreso que diseñe una nueva reforma que prepare a los alumnos del presente a integrarse ventajosamente en la nueva economía.

Obama lanza una advertencia a los alumnos: “Seremos exigentes, ustedes deben dar todo de sí”. Y a los padres de familia les reprocha: “Apaguen el televisor y dedíquense a supervisar el tiempo de estudio de sus hijos”.

Recuerdo cuando mi primera nieta, hace más de 20 años, inició sus “estudios” en Florida. Aún no cumplía 3 años y sus padres, para ir ambos a trabajar, la inscribieron en un “day-care”. Además de una detallada información y el cuestionario que respondieron, era requisito que la niña supiera el nombre completo de sus padres ¡y sus números de teléfono!

¿Por qué, pregunté, si ya tienen esa información? “Para ir haciendo consciente a la niña de su propia seguridad”, me respondieron.

En pocos días, había adquirido otros hábitos: si comía dulces o galletas, guardaba el envoltorio hasta encontrar un basurero donde botarlo; si salíamos a pie, me tomaba de la mano y no la soltaba hasta regresar; si debíamos cruzar una calle, volteaba a ver dos veces a cada lado, asegurándose que no hubiese peligro; si salíamos en carro, subía a su asiento y se ponía los tirantes, pidiendo que se los asegurara. En fin: todas aquellas cosas que nos hacen la vida más segura, los niños estadounidenses los aprenden de manera tal que se vuelve una segunda naturaleza.

Al ir creciendo, esa enseñanza va aumentando. Para los 16 años, cuando pueden obtener la licencia juvenil para manejar, ya han recibido, como mínimo, un año de estudio sobre las leyes de tránsito y seguridad vial. La responsabilidad hacia sí mismos y hacia los demás, es notoria. Y cuando, desafortunadamente, sucede un accidente, los paramédicos, bomberos y grúas llegan de inmediato, porque el hombro de la carretera, destinado para las emergencias, está despejado. ¡Como debe ser!

Los ciudadanos, pues, están preparados para afrontar y superar nuevos retos, educativos y de cualquier género.

Recuerdo, entonces, que cuando hace un mes salí de El Salvador hacia USA, el caos era espantoso porque los buseros se negaban a pagar las multas y a ser carnetizados. Con esa mentalidad, ¿podremos llegar a desarrollarnos algún día? Pienso que, si desde su infancia, estos individuos hubieran recibido enseñanzas como las aquí comentadas, ahora serían responsables, respetuosos y estarían conscientes de que, al transportar a tantas personas, deben ser más cuidadosos que nadie, con lo cual no recibirían multas y serían fácilmente carnetizados.

Por eso, insisto: nuestros niños, más que zapatos y uniformes, necesitan de una buena educación, que les haga conscientes de sí mismos y de sus responsabilidades; que les ayude a tener criterio, que aprendan a pensar, a resolver problemas, a sentar prioridades. Para eso, lo primordial es acostumbrarles al orden, la limpieza y el respeto. Sobre esa base será posible, posteriormente, darles una educación del primer mundo, con aprendizaje universal del inglés y la computación y, si se quiere, hasta podrán aprender el náhuatl, como ya alguien sugirió.

Pero primero, lo primero.

* Columnista de El Diario de Hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s