Educar para la sostenibilidad es vital

POR HELGA CUÉLLAR-MARCHELLI*

La vida humana en todas sus manifestaciones está llena de ciclos de altas y bajas. Comprender esta verdad es motivo para afianzar el instinto natural a la supervivencia ante las vicisitudes que impactan negativamente el ser individual o social. Cuando todo marcha bien, esta reflexión ni se me ocurre. Es hasta que mi fragilidad humana se ve afectada que pienso en esto, y, obligadamente, pongo a prueba mi capacidad para enfrentar situaciones difíciles o adversas inesperadas. Lo interesante es que esta realidad es tan válida en el plano personal como el social.

La Depresión Tropical 12E que afectó el país hace unas semanas tuvo un efecto negativo en la economía y las condiciones de vida de la población más vulnerable. Los reportes preliminares señalaron que cerca de medio millón de personas sufrieron las consecuencias de la tormenta. Entre ellas se encuentran las familias que cultivan productos de subsistencia, las que viven en zonas de alto riesgo de deslizamientos o inundaciones y las que fueron aisladas al estropearse la red vial. También se contaminaron más de 10,000 pozos y se dañaron 238 unidades de salud, 19 hospitales, 947 centros escolares y cerca de 26,000 viviendas.

No es la primera vez que un fenómeno natural pone al descubierto la alta vulnerabilidad social de un país como El Salvador, donde el 42.5% de la población vive en pobreza. Ante la presencia de shocks económicos o ambientales, las personas quienes tienen menores ingresos y acceso a vivienda segura, salud y educación están más expuestas a sufrir cambios drásticos en sus patrones de vida y les resulta más difícil recuperarse. Es hasta que las cosas pasan, que sobresalen las carencias sociales y reaparece la urgencia de fortalecer la capacidad de la población para enfrentar impactos adversos y fortalecer la prevención y mitigación de riesgos.

La falta de preparación adecuada para resistir la dinámica cíclica de los procesos económicos y naturales, va en contra de cualquier esfuerzo por promover el desarrollo del país. Tampoco se puede promover el progreso ignorando cómo nos afectan las transformaciones de la economía global y el cambio climático. Por ende, es imperativo aumentar la capacidad de la sociedad para enfrentar eventos económicos y ambientales disruptivos, minimizando así el riesgo de retroceder el desarrollo. También es vital asegurar que las generaciones futuras satisfagan sus necesidades y pongan más empeño en preservar y regenerar los recursos naturales del planeta que son fuente de vida.

En mi opinión, en este siglo, uno de los fines de la educación debe ser educar para la sostenibilidad. Esto implica aumentar la comprensión acerca de las interacciones que existen entre el desarrollo económico y los procesos naturales. Los temas ambientales no pueden seguir considerándose como algo exógeno y ajeno a distintas áreas de conocimiento. La introducción del tema del cambio climático en el currículo nacional es un paso importante pero no suficiente. El pensamiento sistémico y la capacidad de comprender la interconexión entre los seres humanos y el medio ambiente, deben sembrarse primero en los maestros a través de su formación. En estos tiempos, los docentes están llamados a generar una mayor conciencia ecológica en la sociedad. No se trata de aumentarles la carga sino de cambiar sus paradigmas mentales para que promuevan los aprendizajes con una manera distinta de comprender el entorno. Fuera de las aulas, es imperativo que las municipalidades realicen campañas de información y sensibilización sobre qué es y cómo enfrentar el cambio climático a fin de reducir los impactos que este pueda provocar.

Si sólo avanza quien aprende de la experiencia, es obvio que la educación es un componente integral para asegurar la sostenibilidad.

*Columnista de El Diario de Hoy.

Twitter:@hmarchelli

Anuncios

3 pensamientos en “Educar para la sostenibilidad es vital

  1. Pingback: Educar para la sostenibilidad es vital | UrsulaSola's Blog

  2. Pingback: Educar para la sostenibilidad es vital | Era del conocimiento | Scoop.it

  3. Pingback: Educar para la sostenibilidad es vital | Agua | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s