Presupuestos educativos…

Escrito por Óscar Picardo Joao

El concepto presupuesto –del latín suppositus, i–, como bien lo indica la etimología, parte de un “supuesto” previo, es decir, de un cálculo hipotético de algo que deseamos que suceda en el futuro. En el campo educativo, los presupuestos, tanto a escala de país como institucional –e incluso familiar–, son la mejor radiografía para comprender cuáles son las prioridades de los dirigentes, directores o padres y madres de familia.

En términos generales, los presupuestos son una herramienta de gestión que balancean los ingresos y egresos a través de una expresión cifrada, conjunta y sistemática de carácter anual o plurianual.

A escala de país, nuestro presupuesto educativo es muy limitado, en cantidad y calidad. Desde hace más de 30 años, lo destinado a educación oscila en 3% del PIB; la media en Latinoamérica es del 6% del PIB. Pero además de ser bajo, tiene una mala distribución, destinando un alto porcentaje del monto a salarios y muy poco a tecnologías, innovaciones o calidad. Incluso, en no pocas ocasiones hay serios problemas de ejecución por razones de ineficiencia o burocracia. Con estos criterios, concluimos que nuestro sistema educativo no ha sido ni es prioridad política para los gobiernos del pasado reciente y del presente.

En cuanto a instituciones educativas tenemos cuatro escenarios:

a) En instituciones de educación superior (de utilidad pública y sin fines de lucro) los porcentajes mayores del presupuesto están centrados en asuntos docentes y administrativos; en menor escala en proyección social, y a la función de investigación o creación de conocimiento casi no se le asigna nada (solo sumatoria de salarios); en no pocos casos sí existe lucro muy bien disimulado en operaciones paralelas de empresas asociadas, bienes raíces o salarios; b) en la Universidad de El Salvador contamos con el deshonroso menor presupuesto de la región centroamericana, lo que equivale a 1.67% del presupuesto general de la nación, con el agravante de tener que atender a más de 50,000 estudiantes, y dejando menos del 1% para investigación; c) en instituciones educativas de los niveles básico y medio –colegios privados– tenemos un caos perfecto en el que conviven viles negocios educativos, instituciones serias, colegios sin fines de lucro, etcétera, con una disyuntiva financiera particular entre la necesidad de invertir para mejorar y las limitaciones legales del Decreto Legislativo n.º 533, que exige una complejo proceso para lograr la aprobación de incremento de cuotas; como sea, en un gran número de colegios, las inversiones en calidad, equipamiento, tecnologías, bibliotecas, etcétera, son mínimas; d) en el ámbito público, los fondos no solo son limitados, sino que poseen significativos retrasos y burocracias; su diseño presupuestario se centra en las operaciones recurrentes mínimas con limitadas proyecciones de mejora. El monto por alumno puede oscilar entre $12.79 y $15.98 en los mejores casos.

En cuanto a las familias tenemos dos escenarios: un sector configurado por la pobreza que, según el censo de 2007, invierte o gasta el 2.86% de sus ingresos en educación; por ejemplo, en una situación de ingresos promedios de $685, se invierten no más de $20 al mes; otro sector puede llegar a pagar en parvularia un aproximado de $225 al mes (incluyendo matrícula anual), costo que supera con creces la mensualidad de la media de universidades privadas, la cual ronda los $50…

¿Qué podemos concluir en un análisis a priori? A nivel gubernamental, la educación ciudadana no ha sido ni es una prioridad; en instituciones educativas privadas, se percibe un enfoque mercantil (salvo excepciones) y en el sector público, un modelo pauperizante; en la familia, la gente no paga por un proyecto educativo, sino la seguridad y relaciones de sus hijos…

acontecer educativo garcía flamenco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s