Los “Museos del Expolio”

Daniel Ruiz Miguel

Grecia y sus frisos
Ahora ya no tiene mucho relieve el debate acerca de la devolución que algunas de las piezas que hacen célebres al British Museum de Londres, o al Louvre, y que son fuentes inagotables de turismo, visitantes, y dinero por doquier a sus legítimos, o no tan legítimos dueños históricos.

Estamos refiriéndonos a Grecia y sus famosos frisos del Partenón. El debate que culminó conforme llegó la resaca de las Olimpiadas de Atenas en 2004 y de la construcción del nuevo museo de la Acrópolis, acerca de la petición de su devolución por parte de la actriz y ex ministra de Cultura del país heleno por aquel entonces, Melina Mercouri. Según informaciones extraídas del diario ateniense Kathimerini, se trata de una estrategia elaborada durante bastante tiempo, que pretende aumentar “día a día” la presión sobre Londres para forzarles, vía presión de la opinión pública a su devolución.

El Debate
Además, no sólo se trata de la devolución de los frisos “y ya”. En absoluto. El problema es mucho más amplio. De lo contrario y de ser sólo la devolución de esas piezas la solución a un conflicto diplomático entre los gobiernos británico y heleno, se habría llegado a un acuerdo hace ya tiempo. Cuando no su devolución completa.

El principal problema es que si el British Museum, y el gobierno británico deciden devolver los frisos del Partenón, todos los gobiernos de los países que han ido surgiendo tras el expolio europeo de los siglos XVIII, XIX e incluso del XX, reclamaría una piezas que por derecho histórico (el debate está abierto) les pertenecen. Es decir: Si el British devolviese las piezas que tiene provenientes de otros países, aun cuando las expoliaron no se habían constituido como tales, se quedaría prácticamente vacío.

Además, el problema tiene diferentes vertientes: No sólo se quedarían vacíos de piezas los principales museos del mundo, sino que la dispersión de las mismas por el mundo, conllevaría un trastoque del flujo turístico del mundo, y una pérdida de cuantioso ingresos para los respectivos Estados, entre ellos además de Gran Bretaña, Francia y España, del que sin duda alguna no querrán desprenderse. Más aun en crisis.

Por otro lado, un repunte en el mercado negro del arte… Y otro debate que puede abrir heridas entre las cancillerías mundiales. Sí amigos, por menos ardió Troya. Comenzaría un debate por la Historia de cada país de reciente creación. Todos sabemos la diferencia que existe entre la Historia de un país vista por sus fuentes oficiales, y la que pueda tener el vecino, o los historiadores más independientes y críticos: ¿Acaso tiene derecho Grecia, que se fundó como el Estado moderno que es hoy en 1830, a reclamar unas piezas adquiridas antes de tal fecha, cuando era una provincia del Imperio Otomano de una cultura que ni de lejos tiene nada ver con la de hoy? ¿Tiene derecho el Estado moderno de Egipto, independizado del Imperio británico en 1936 a reclamar las piezas que se llevaron años atrás de una cultura que ni de lejos tiene algo que ver con la de hoy?

Podríamos poner miles de ejemplos por el estilo. Y probablemente, el debate se abriría en dos frentes: Quienes opinan que el arte tiene que estar en su sitio original, y quienes opinan que tiene que ser accesible al público en forma de museos, con toda la rentabilidad que tiene para el Estado en cuestión. Sobre todo teniendo en cuenta que en muchas ocasiones se han producido verdaderos robos, solo que encubiertos mediante contratos de compra-venta.

Y este debate acabaría por abrir otro de mayor calado, por ejemplo: ¿Tiene derecho Marruecos, que existe como Estado desde 1956, a reclamar las poblaciones de Ceuta y Melilla, que eran españolas desde finales del siglo XVI la primera, y finales del XV la segunda? En fin, por no hablar de América, y el derecho de los Estados de hoy, surgidos en el XIX a reclamar a España lo que ostentaban las poblaciones asentadas allí a la llegada de los Colón cuatro siglos antes. Y tantos otros ejemplos.

LOS “MUSEOS DEL EXPOLIO”
Los museos, tal y como hoy en día los conocemos, surgen alrededor del XVIII. Tenemos el Ashomolean Museum un poco antes, en 1679, y el Museo del Prado de Madrid un poco después, en 1809. Pero el grueso se crea en ese siglo de las luces, hasta los 40.000 museos y colecciones públicas modernas que existen hoy en día en el mundo
Algunos de estos museos han ostentado ese calificativo que los hace célebres ante los ciudadanos que consideran su Pasado agraviado por una dominación extranjera siglos atrás: Son los museos del Expolio.

El British Museum
Quien se lleva la palma es el British Museum. Otros, como el Prado tienen una amplísima colección de artistas nacionales (el siglo de oro español), pero el British es verdaderamente el paradigma del despojo, la incautación y el saqueo (para un amplio sector de la opinión pública, por supuesto).

El British Museum ha sido vituperado por todos los medios posibles debido a las formas con que las que se ha hecho con su espléndida colección. Entre los países afectados se encuentran Grecia, por supuesto, Egipto (que ahora, tras la Primavera Árabe, y debido a los problemas internos del país, incluido la acefalia gubernamental, y las recientes destrucciones de patrimonio que han llevado a cabo en las revueltas contra Mubarak han cesado en sus exigencias de devolución) y Nigeria, que se sienten expoliados por Gran Bretaña.

Será el famoso Lord Elgin (Thomas Bruce Elgin, embajador británico entonces) el encargado de llevar a cabo el expolio de Grecia aprovechando la debilidad y la situación de agobio económico que atravesaba por aquel entonces el Imperio Otomano. Fue él quien se llevó a Gran Bretaña los famosos frisos del Partenón en 1801, fundando el “Elgin´s Museum”, pasando posteriormente al Burlington House, y finalmente al British.

El problema de los frisos viene a complicarse porque muy pocos años después consiguen la independencia del Imperio Otomano y por supuesto, establecen algunas leyes para evitar la continuación del expolio de un patrimonio que (¡sorpresa!) comienza a valorarse.

Conclusión
Al final, como todo, tenemos que acudir como siempre a la realidad para criticar. ¿Grecia recuperará sus frisos? No lo hará, porque si le son devueltos el British Museum se queda vacío. ¿Lo hará Egipto? Desde luego que no, y mucho menos ahora que tras la Primavera Árabe muchas piezas del museo de El Cairo han sido robadas y otras tantas destruidas.

Ningún museo del mundo está interesado en devolver piezas, porque va en detrimento de la colección que alberga por un lado, y por otro se reduce paulatinamente el número de visitantes. Hoy en día que el turismo constituye una fuente de ingresos prácticamente fundamental en todos los países de Europa (ni qué decir de España), difícilmente podría algún Estado renunciar alegremente a su patrimonio, por muy adquirido que fuese, como es el caso del inglés, del francés, y (aunque bastante menos), español.

Lord Elgin será para Grecia un nombre que la historia reciente del país heleno recordará con aversión. Egipto y bastantes países de reciente creación recordarán al Imperio Británico como aquélla potencia que en su día esquilmó su tierra despojándola de su patrimonio histórico. Napoleón y sus generales se llevaron de España grandes obras de arte que se han perdido para siempre.

Fernando VII será para la Historia española un rey inepto, no sólo por sus actos políticos, sino por sus carencias culturales y el precio que España tuvo que pagar por ellas. De hecho, no existe nada más consensuado entre los historiadores españoles que la atribución a Fernando VII de incompetente, incapaz, negado… Y todo lo que ustedes quieran para hacer honor a la verdad.

El debate está abierto; la resolución más que cerrada. No hay nada como los intereses económicos para mantener firme a un gobierno. Y las obras de arte valen mucho dinero.

Anuncios

13 pensamientos en “Los “Museos del Expolio”

    • Como ciudadanos pensamos que debemos compartir el arte y la cultura, se debe de romper las barreras. Deben devolver los frisos y nosotros alimentaremos nuestros propios museos de arte histórica, vinculado a nuestras raíces y personas.
      Además las riquezas de las potencias europeas están basadas en su usurpación a las riquezas de otros países, por lo tanto debe devolverse.

      • Las lamentables experiencias de la destrucción del patrimonio mundial en áreas de conflicto como Afganistán, Iraq y Egipto no garantizan la seguridad de las obras de arte. Colocando en grave riesgo un patrimonio irremplazable

  1. Inglaterra tiene las condiciones de salvaguardar las obras de arte adecuadamente, lo que permite que siga siendo expuesta a cualquier ciudadano del mundo.

    • De igual manera los ciudadanos tenemos derecho a preservar nuestras raíces culturales y también tenemos la capacidad de salvaguardar lo que nos corresponde como historia.

  2. Las piezas deberian ser devueltas a sus paises de origen , de acuerdo a la historia antigua , pues es patrimonio de sus culturas.

  3. En el periodo que Europa colonizo al mundo, obligaron a las colonias y a sus habitantes a aceptar sus costumbres, religion, hubo un sometimiento total, eran los dueños del mudo, por lo que se sentian con derecho a tomar lo que querián. De esa manera tomaron los bienes y las conciencias de los colonizados. Deberian devolverlos.

  4. Primero averiguarìa el origen y trayectoria que han tenido dicho frisios y dependiendo del resultado se tomarían las distintas estrategias a seguir como Ministra de agricultura de Grecia.

  5. Como directora de este museo considero que la cultura le pertenece al mundo, a los ciudadanos, que habitamos en el , no a lugares determinados, estoy segura que compartiendo los tesoros para que podamos aprender y disfrutar de ellos es la manera correcta para que el mundo entero conozca sobre todas obras maravillosas creados por los griegos.

  6. Somos de la opinión que en la actualidad la cultura debe ser compartida con todos y de esta manera generamos un mayor aprendizaje colaborativos .
    Consideramos que la custodia de todos estos valores esta las manos correctas y comprometidos de salvaguardar los tesoros del mundo.
    Ministra de Inglaterra.

  7. Como ministra de Grecia , creo firmemente que los frisos son patrimonio Griego y deben ser trasladados a donde pertenecen.Es precisamente ahí donde deben de estar ya que nunca debieron ser trasladados. Los habitantes de mi país exigen a las autoridades Británicas devuelvan ese importante patrimonio para que sea debidamente resguardado en Grecia cuna histórica del mundo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s