Ingresos versus Educación

Elner Crespín Elías                                                                                                                    Editorial LPG

Normalmente criticamos el bajo nivel de inversión que se hace en nuestro sistema educativo, pero muy pocas veces nos preguntamos cuál es el beneficio o retorno de estudiar el nivel de primaria de educación. ¿Qué retorno se obtiene estudiar secundaria o un nivel universitario? ¿Hay incentivos para que un estudiante termine un nivel académico? ¿Hay diferencia entre terminar el sexto grado y bachillerato? ¿En cuánto aumentan los salarios al pasar de un nivel educativo a otro? A la fecha no se contaba con información que respondiera estas interrogantes.

Según el modelo de capital humano, la educación o escolaridad guarda una estrecha relación con los ingresos de las personas, que es equivalente a decir que las personas con un mayor nivel educativo perciben en el mercado laboral un salario superior al de los que tienen un menor nivel educativo, esto es bastante obvio, pero en realidad no se conocían los retornos de la educación en El Salvador.

Demostrar esta teoría implicó hacer una investigación cuantitativa; gracias al auspicio de la UFG se utilizaron como fuentes primarias las bases de datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (2004-2008), utilizando modelos econométricos de datos de panel y un conjunto de variables que determinan el modelo (años de escolaridad, experiencia laboral, ingresos esperados de un individuo, entre otras variables).

Algunos resultados se presentan a continuación: i) a nivel de primaria se encontraron valores del 2.57% lo cual significa que por cada año adicional de educación de los hijos de jefes de hogares, se tiene un efecto o incremento del 2.57% en el salario; ii) a nivel de secundaria (séptimo a bachillerato) se obtuvo un valor de 4.64%; iii) a nivel universitario 5.98%; iv) en la región geográfica (caso Área Metropolitana de San Salvador) se obtuvo retornos del 5.9%, lo cual tiene a la base el hecho que San Salvador y La Libertad concentran la mayor industria a escala nacional.

Conclusión: En realidad, se han obtenido retornos positivos, lo que es equivalente a otros sistemas educativos internacionales, pero son retornos muy bajos, lo cual tiene a la base una estructura salarial muy rígida en nuestro sistema laboral vigente, fundamentada en una estructura empresarial no competitiva (mayormente micro y pequeña empresa) que pagan bajos salarios y que no están en función de competitividad del trabajador; además, los bajos retornos tienen efecto en la juventud, donde en los principales municipios, el joven no encuentra un incentivo para trabajar; por un lado, las pocas oportunidades laborales, y por otro, hay una dependencia de las remesas, y es más cómodo vivir de remesas y esperar la oportunidad de emigrar a Estados Unidos, dado que muchos jóvenes tienen a alguno de sus padres en el extranjero, y solamente están esperando la oportunidad de abandonar el país para buscar mayores ingresos o mejores niveles de vida.

Esta es la realidad que necesitamos cambiar como país, educar más a la población, generar empleos dignos con salarios de acuerdo con la competitividad del trabajador, de manera de crear incentivos para que los jóvenes entiendan lo rentable que es obtener altos niveles educativos; así, gana la juventud y gana el país.

Acontecer Educativo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s