Evernote en el aula: Tres fases para un aprendizaje autónomo y colaborativo

Por Meritxell Viñas

Mayoritariamente se conoce a Evernote como una herramienta potente para almacenar y organizar información digital, pero un aspecto desconocido es su extraordinario potencial de colaboración y comunicación dentro y fuera del aula.

En general el profesor combina una variedad de medios para gestionar el aprendizaje de un nuevo tema en clase: hojas de papel que entrega de forma física al estudiante, enlaces URL en un correo electrónico o marcador social, documentos subidos a plataformas como Google Drive o Moodle, libros de texto, etc.

La información de la lección se encuentra dispersa en varios lugares, haciendo técnicamente poco ágil cualquier cambio y creando un intercambio constante de correos entre profesor y estudiantes para aclarar dudas. Tampoco esta metodología facilita al estudiante la búsqueda y organización centralizada de recursos nuevos para ampliar el aprendizaje por cuenta propia.

Asimismo cuando llega el momento de recogida de tareas y la revisión de las mismas, se repite un proceso de comunicación poco fluido entre el profesor y el estudiante.

El flujo de trabajo para la gestión de una clase puede simplificarse enormemente con Evernote distinguiendo tres fases:

Fase 1: Del profesor a los estudiantes
El profesor comparte una libreta de Evernote fácilmente con los alumnos y se convierte en un lugar central de entrega de material de consulta. Los estudiantes pueden ir viendo el contenido de las lecciones que el profesor va añadiendo y los ejercicios que deben realizar en cada tema.
Evernote actúa como una mochila digital y una agenda escolar, con la gran ventaja de que es accesible desde cualquier equipo y dispositivo móvil, no pesa y no puede perderse ni mancharse. El alumno ya no ha de esperar a llegar a clase para recibir las hojas de los deberes, las fotocopias de la explicación, ni consultar una página web o el correo electrónico para descargar un archivo.
En cualquier momento el profesor añade material que descubre en cualquier formato (imagen, URLs, texto, PDFs, etc) dentro de una nota en Evernote.

Fase 2: Trabajo individual y colaborativo del estudiante
El alumno accede a la libreta del profesor compartida con la clase y consulta el material adjuntado y las tareas de la semana. Asimismo se incentiva a que el estudiante siga investigando por su cuenta y recopile nueva información complementaria, que añade en una libreta personal de Evernote a través de capturas web, ebooks y enlaces URL.
También el estudiante colabora en grupo compilando información entre todos, que se guarda en una libreta compartida, creando una inteligencia colectiva. Cada estudiante añade comentarios acerca de las fuentes de información de los demás y se genera un enriquecedor debate.
Si surgen dudas, se puede repasar la lección que tienen guardada en Evernote o plantear una pregunta al profesor desde dentro de la misma aplicación.

Fase 3: Del estudiante al profesor y del profesor al estudiante
Llegada la fecha de entrega del trabajo, cada alumno devuelve la tarea finalizada al profesor, pero esta vez a través de una libreta personal que comparten sólo con él. El profesor ahora inspecciona el trabajo de cada alumno dentro de Evernote y se crea un diálogo constructivo sin haber de abandonar la aplicación en ningún momento.
El profesor propone mejoras, añade preguntas complementarias, cuestiona ciertas afirmaciones para comprobar una verdadera comprensión y ofrece feedback sobre el ejercicio en general.

Adicionalmente si se desea involucrar más a los padres, el profesor comparte igualmente la libreta que contiene las lecciones con ellos. Los padres así pueden ayudar en los deberes de sus hijos y aportar ideas, o simplemente estar más informados de los proyectos del aula para iniciar una conversación en casa.

Evernote

Con esta nueva gestión de las clases, el profesor se encuentra con unas ventajas claras con respecto al método tradicional:

El centro elimina una gran cantidad de papel, que supone un ahorro importante en costes.

El profesor elimina horas al cabo del año delante de la fotocopiadora o pelearse con el toner de la impresora para poder suministrar el material de una lección

El profesor deja de subir archivos a páginas web, gestionar correos electrónicos de alumnos y anotar a mano quién ha entregado el trabajo y quién está todavía pendiente

El alumno que está enfermo o es muy olvidadizo, puede acceder a todo el material de la lección del día y revisar las tareas pendientes, sin haber de esperar la vuelta a clase o realizar varias llamadas telefónicas y emails a otros compañeros de curso

El profesor que está ausente por un viaje o por una gripe, puede pasar el plan de su lección al profesor que le sustituya en segundos, ya que todo está contenido en Evernote

Los padres que viajan con frecuencia pueden igualmente seguir las tareas del hijo aún sin saber de informática, accediendo a un simple enlace web y sin haber de tener una cuenta en Evernote

Tanto el estudiante como el profesor tienen una mayor flexibilidad con Evernote para organizar su día al poder acceder a Evernote desde cualquier dispositivo móvil. Se aprovechan horas sueltas entre clases, el tiempo de viaje que se realiza a diario y momentos imprevistos de espera

Evernote es un potente procesador de textos, con lo que el alumno puede escribir una redacción en el autobús de vuelta casa.

Acontecer Educativo

Anuncios

Un pensamiento en “Evernote en el aula: Tres fases para un aprendizaje autónomo y colaborativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s