Disciplina Positiva

2tallermadrid2

Por : Marisa Moya

Segundo taller de Disciplina Positiva en Madrid, fluye el mensaje de otra manera de educar que apenas arrancó hace unos meses en España.

En los previos, siempre nervios, te asaltan las incertidumbres. Te vas a meter en la vida de personas a las que desconoces totalmente. El propósito alienta para superar los temores pero es cierto que la cautela tiene  su espacio. Temas hasta no hace tanto incuestionables como la práctica educativa de cada familia, hoy, tienen otra perspectiva, “padre, madre, tienes un bien preciado en tus manos, eres el líder, el entrenador de competencias para la vida y los éxitos dependen mucho de cómo asumas la responsabilidad, de cómo tomes conciencia de tu contribución en el comportamiento del niño. No tienes que ganarle al niño, no tienes que usar estrategias que te generen insatisfacción y frustración, puedes ahogarte en los desafíos cotidianos de la crianza o vivir los retos como estupendas oportunidades de desarrollo y aprendizaje de habilidades y competencias de vida”.

Ayer, titubeantes. Miradas y escuchas más allá de lo superficial. “He dedicado el poco tiempo del que dispongo, ese que necesito como el aire que respiro, para venir aquí, a conocer vuestro discurso”. Ya solo tener en cuenta el interés merece todo nuestro reconocimiento, son padres que saben que las pautas educativas son perfectibles, son mejorables, se pueden aprender. Es nuestra responsabilidad corresponder, lo hacemos con ilusión y agrado, nos inspira transmitir el mensaje positivo.

Una primera parte más teórica, la Disciplina Positiva tiene un marco. Le damos vida a AdlerDreikurs, quiero pensar que estarían contentos en el entorno de la escuela, humilde pero no en sueños, ahí somos inquietantes, una vez acuden a nuestras neuronas no los dejamos escapar. También como invitada de honor mencionamos la labor de Jane Nelsen y Lyn Lott, mujeres fuertes, sin barreras que impidieran  la defensa de un afán grande, la mejora de la infancia. Aún así, un participante apostilla, 60 años de Psicología Individual, muchos también de Disciplina Positiva colándose en los hogares, funcionando en talleres, renovándose en reuniones y congresos… y cómo somos, los logros avanzan muy lentamente. Sí, es cierto, el método democrático de educación es una herramienta que mejoraría las relaciones humanas pero necesita entrega y mirada sosegada porque sus resultados no son a corto plazo, se trabajan procesos de construcción humana con estrategias que nos ponen del lado del niño, que aseguran su cercanía, que buscan su cooperación y esto no se consigue en un día. La Disciplina Positiva no son fórmulas, no son recetas, es una actitud, es una manera de ser y pensar, exige revisión de hábitos. 

No, que esto no te desanime, mira, cuesta el mismo trabajo castigar, amenazar, gritar, sentirte profundamente mal en la interacción con los niños que tratarlos con dignidad y respeto, con amabilidad y firmeza, solo tienes que cambiar tus habilidades.  La diferencia no te la tengo que contar, la sentirás tú solo y será mil veces más gratificante.

herramientas  Pues bien, como os iba contando, por un día, el trabajo y esfuerzo de nuestros referentes, en manos de cuatro facilitadores noveles, aprendices siempre de un programa educativo que persigue comportamientos más razonables con alternativas y estrategias más humanizadas.

Hoy, metidos en faena, las experiencias vivenciales son el espejo en el que todos y cada uno pueden verse, reconocerse, valorarse… y la reflexión surge, no hay imposición, no hay directriz, sencillamente el mensaje queda revelado. Claro que de vez en cuando afloran las reticencias, sí pero… no, si te asusta comprometerte con todo, no te exijas más de lo que estás preparado para dar, ve paso a paso, alimenta el proceso con los logros pequeños, no tardando te sabrán a poco.

Niños, muchos niños presentes en nuestro taller, niños que desconocen que sus padres y los facilitadores hemos estado vinculados por unas horas con un propósito firme, entender su comportamiento para que se sientan escuchados, comprendidos, queridos y significativos. Que queremos que se sientan bien porque sabemos que esa es la clave para que se porten bien. Para que perciban que un mundo basado en el respeto mutuo es posible ¡Trabajamos por ello y para ello!

La gran paradoja del cambio, si quieres cambiar el mundo empieza por cambiar a ti mismo

¿Qué ha cambiado en la escuela pública…?

Por. Óscar Picardo JoaoOscar picardo

Tras mi publicación “Educación: la otra perspectiva” (LA PRENSA GRÁFICA 30/04/2014) en donde afirmo: “…Esas escuelas que casi no cambian desde hace 30 años (…) cambian los nombres de ministros, políticas y programas… pero la escuela sigue igual” mi buen amigo y colega Ricardo Bracamonte como reacción señala en su columna titulada “La escuela salvadoreña está cambiando” (7/05/2014) que “nuevos caminos se están configurando en el sistema público del país”, y su tesis la basa en dos fuentes: una, la compartimos que es la visita a escuelas, nada más que él visita unas escuelas distintas a las que yo he visitado, lo cual nos lleva a percepciones distintas; la otra fuente sí me preocupa, ya que hace alusión a una decena de documentos del Plan Social y Educativo Vamos a la Escuela; yo tengo en mi escritorio las cuatro primeras versiones, y dejan mucho que desear; por ejemplo, en la segunda versión (octubre de 2009) anota: Dignificación y desarrollo profesional del profesorado y directivos escolares (pág. 52) y pregunto ¿qué se ha hecho?; o por ejemplo en el programa “Cerrando la brecha del conocimiento” se apunta que van a entregar 820,000 OLPC XO (pág. 63) ¿y esto no fue el tema de campaña de 2014?; en la pág. 46 se señala la creación de un Foro Nacional por la Educación y el Consejo Nacional de Educación… ¿esto funcionó?; en la pág. 45 señala la necesidad de elevar la inversión del PIB en educación al 6 % a 2021… ¿avanzamos algo en esto?

Pero bueno, más allá de las percepciones, de la semántica y de la hermenéutica de los textos, para mantener el debate técnico –que hace mucha falta en nuestro medio– yo me fuera a analizar los datos duros del sistema en dos áreas: calidad y cobertura…

En PAES como referente de la calidad tenemos una nota global de 5.3 en 2013, 5.0 en 2012, 4.8 en 2011, y así podemos sucesivamente seguir hasta 2007 y concluir que nada ha cambiado, solo el haber agregado nuevos ítems para medir habilidades o competencias emocionales; en lo que respecta a cobertura en los dos niveles críticos: educación inicial y educación media, no hay cambios sustanciales, pese a la inversión en los paquetes escolares, uniformes y zapatos; la matrícula de 2009 –sector público según datos oficiales del MINED– fue de 1,555,529, la de 2010 1,579,709, la de 2011 1,502,292 y de 2012 1,476,777, esto significa –matemáticamente– que ha disminuido.

Todo lo que se mide se controla, los números y la medición deben ser la base del debate, y pese a que Ricardo señale que Banco Mundial, USAID, la Cooperación Italiana, Fomilenio-MCC, la OIT, la OEI, UNICEF, UCA, Universidad Don Bosco, CIDE, FEPADE, etc. están apoyando los Sistemas Integrados de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno, vale la pena señalar que también apoyaron en su momento a PAIN, SABE, EDUCO, Escuela 10, Plan 2021, y las cosas siguen igual; por una sencilla razón: en nuestro medio se ha hecho política educativa sin tres condiciones fundamentales: a) no hay visión de futuro ni políticas de Estado; b) no hay financiamiento apropiado ni reformas fiscales para educación; y c) todos los programas implementados post Acuerdos de Paz no han tenido como base de análisis ni costo-beneficio ni tasa de retorno, lo importante ha sido ejecutar y gastar sin importar el impacto.

No quiero ser pesimista, cada cinco años con los gobiernos de turno en algo se avanza, los técnicos y mandos medios se esmeran, pero los ministros de turno no han querido abordar con seriedad el tema de la reforma y dignificación de la clase docente, lo cual es el techo de la calidad de un sistema educativo.

Acontecer Educativo

Divertirse con las matemáticas

Matematicas divertidas | Tiching

Son muchas las veces que escucho que las matemáticas son aburridas o la frase “es que soy muy malo para las mates”. Las matemáticas pueden costar más o menos, pero si las hacemos divertidas y las acercamos a la realidad de nuestros alumnos el aprendizaje será mucho más fácil y gratificante. Las matemáticas no sólo son números y operaciones, vivimos rodeados de matemáticas y podemos tocarlas y sentirlas cerca.

A lo largo de todos estos años dando clases y gracias a grandes profesionales que me he ido cruzando en el camino, como Lara Romero (@larita20), Jose Ángel Murcia (Tocamates), Jaime Martínez Montero, con su método de algoritmos ABN, o el colegio Montserrat de Barcelona con su proyecto de Entusiasmat, he ido introduciendo en mis clases diferentes actividades y proyectos con los que hacer de la asignatura de matemáticas algo divertido, entretenido y realmente productivo para mis alumnos.

  • Cálculo musical: Los alumnos a la vez que disfrutan de sus artistas favoritos practican el cálculo mental en clase y en casa. Esta actividad la alternamos con el “Today’s Number”, en el que deben realizar una serie de operaciones en un periodo de tiempo con un número dado.
  • #Matemusic: Cada alumno con un compañero inventa la letra de una canción elegida por ellos sobre alguno de los temas que más le ha costado del curso, para así repasarlo.
  • PiTV, la televisión de matemáticas: Es un proyecto cooperativo que nace ante la necesidad de dar respuesta a aquellos alumnos que van más avanzados en la asignatura de Matemáticas y que llegan a aburrirse en las clases; y para aquellos alumnos que presentan más dificultades y que necesitan de material de apoyo para poder alcanzar los objetivos. Los alumnos se convierten en profesores y graban vídeos explicativos con ejercicios para los compañeros que presentan alguna dificultad.
  • Retos familiares: Juegos de lógica para toda la familia con los que hacemos partícipes a los padres y hermanos del día a día en el aula del alumno.

Debemos, como maestros, acercar las matemáticas a nuestros alumnos de forma fácil y divertida, adaptándolas a sus gustos y potencialidades. Cuando los alumnos investigan, hacen descubrimientos y se convierten en protagonistas es cuando interiorizan todo aquello que nosotros queremos que aprendan.

Invitemos a nuestros alumnos a que sean ellos los que lleven la batuta en su proceso de aprendizaje, porque con su motivación, creatividad e ilusión por aprender disfrutaremos todos los que formamos la comunidad: niños, profesores y familias.

Fuente: Tiching