¿CÓMO ORGANIZAR NUESTRO TIEMPO PARA LEER?

Una de las tareas más complicadas que cargan los padres es la de establecer horarios de lectura para los chicos, tomando en cuenta que ellos llegan cansados de las clases, que tienen varias tareas por concluir, temas que investigar, etc. Muchos padres se preguntan cómo, en medio de toda esa vorágine de actividades, podrán incluir un tiempo para la lectura.

Tomando en cuenta que la lectura es un hábito placentero, y poniendo énfasis en la palabra “hábito”, este acto tiene que ser rutinario. Para llegar a un hábito se debe instaurar una conducta, y para llegar a una conducta se debe empezar por rutinas. Es así que los padres tienen que establecer una hora en la que desde pequeño el niño interactúe con los libros.

Hay que ser flexibles con relación a los horarios, la rigidez excesiva puede ser contraproducente. No se trata de imponer el orden por el orden, sino de hacerles ver que la organización está en función de su bienestar y aprendizaje. Aquí comparto algunas estrategias para organizar el espacio de lectura:

– Escoja un momento del día para sentarse a leer con el niño, puede ser a media tarde. Si es pequeñito, puede colocar una caja llamativa que contenga varios pictocuentos; entonces el niño se sentará sobre la alfombra con una música suave de fondo y usted esperará a que escoja un libro. Juntos podrán hojear y describir las figuras que vean en el cuento.

– A medida que vaya creciendo (hablamos de un niño de 4 a 7 años), escoja la hora antes de dormir como un espacio para compartir la lectura; deje que él o ella elija la historia; hay que tener en cuenta que esta debe ser entretenida. Él niño disfrutará de impostaciones de voz y gestos, que la harán más atractiva, Es importante que permita que le mencione qué pasará más adelante, lo que propiciará que genere la formulación de hipótesis.

– Con el niño más grande es posible planificar una secuencia de encuentros semanales dedicados a la lectura. Puede sugerirle que inicie su tiempo de lectura después del almuerzo, por un espacio de 30 a 40 minutos; que intente leer de forma continua hasta terminar un capítulo. No es necesario que lea diariamente si es que la lectura se torna algo tediosa, pero sí es importante que se fije y sea constante en dedicar tres días a la semana, por lo menos, para ese momento.

– Al adolescente es importante acompañarlo en su lectura. Es recomendable compartir con él los momentos del día que desee dedicarlos a la lectura de artículos de interés, comics, historietas. Es sabido que el centro de operaciones de todo adolescente es su habitación, podemos ayudarlo a organizar sus comics libros y revistas, pues son estos los que más revisa.

– Entre capitulo y capítulo es oportuno que se dé un respiro: parar por unos minutos, tomar algo, descansar la vista por un espacio de 10 minutos, para luego retomar la lectura con mayor agilidad.

– Se recomienda que como padre elija un espacio con mucha luz natural, ventilación, asientos cómodos, una biblioteca variada y bien organizada (con libros clasificados según su edad). Procure que sea un espacio atractivo, que lo invite cordialmente a quedarse y a seleccionar un buen libro para que su imaginación empiece a volar.

IMG_6393

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s