4 mitos desmontados sobre las Inteligencias Múltiples

Fue en 1983 cuando Howard Gardner revolucionó el campo de la psicología con la publicación de su libro sobre las inteligencias múltiples, una nueva teoría que acababa con la idea de entender la inteligencia como algo unitario que incluía distintas capacidades.

Inteligencias Multiples | Tiching

La teoría de las inteligencias múltiples plantea que la inteligencia es un mecanismo de procesamiento de información que selecciona las mejores opciones para solucionar problemas o crear cosas. De este modo, afirma que en realidad existen un conjunto de inteligencias múltiples, distintas y semi-independientes (como la inteligencia musical, la lógico-matemática, la interpersonal…).

Pero son muchos los mitos que se han ido construyendo alrededor de las inteligencias múltiples, y los errores de concepto han llevado a usos indebidos, como el propio Howard Gardner ha afirmado en alguna ocasión. El psicólogo y profesor lo resume en cuatro puntos:

  1. En primer lugar, Gardner afirma que las inteligencias múltiples no pueden ser un objetivo educativo, sino que las usaremos de una manera u otra según cuál sea nuestro objetivo educativo.
  2. En segundo lugar, explica que un hallazgo científico no te dice lo que debes hacer. El hallazgo sólo te permite pensar en cómo debes actuar según tu objetivo.  Por este motivono hay una marca de escuelas de inteligencias múltiples, sino que las escuelas asumen la teoría y definen una metodología según su objetivo educativo.
  3. En tercer lugar, no debemos confundir sistema sensorial con inteligencia. Un estilo de aprendizaje tiene que ver con la manera en la que enfocamos las cosas, en cambio una inteligencia nos permitirá comprender las cosas de una manera o de otra.
  4. Y en cuarto y último lugar, el autor desmonta el mito de que nacemos con un talento y que esto no se puede cambiar. Muchas veces, nuestro aprendizaje depende más de las herramientas de las que disponemos, de lo bueno o malo que sea tu profesor, del esfuerzo que dediques, de las experiencias previas en tu vida…y no tanto de tu talento natural.

Así pues, para favorecer el desarrollo de las inteligencias debemos ofrecer espacios con recursos y estímulos variados donde cada uno pueda descubrir y potenciar su manera de aprender. En este sentido, Howard Gardner y su equipo de investigación, ha realizado el Proyecto Spectrum, en el que se ofrecen diferentes recursos a los alumnos de Infantil y Primaria para ver en qué inteligencias tienen más facilidad y de qué manera aprenden, y así poder adaptar su currículum.

Por. Tiching

Anuncios

Distintas inteligencias para una buena educación

Dr. Luis Fernández Cuervo*

Escribí no hace mucho que no es el cerebro el que piensa en nosotros sino el alma, el alma de cada uno. O mejor dicho: la persona entera con su cerebro, su cuerpo, sus ilusiones, principios, prejuicios y situaciones en la sociedad y el mundo. En mayo de este año, Howard Gardner, catedrático de Educación en la Universidad de Harvard, obtuvo en España el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.

Gardner no es neurólogo sino psicólogo orientado a temas de educación y explica que no tenemos una sola inteligencia, como se viene midiendo desde hace años en test muy acreditados, por ejemplo el “Raven”, dónde se puntúa la mayor o menor inteligencia que arroja ese test.

Gardner dice: la inteligencia no es una sustancia en la cabeza, como si fuera aceite en un recipiente. Es una colección de potencialidades. No tenemos una sola inteligencia sino que cada persona posee al menos ocho habilidades cognitivas. Gardner las denomina “inteligencias múltiples” y las clasifica así:

1.- Lingüística y Musical: Sensibilidad especial hacia el lenguaje hablado y escrito. En los niños se aprecia en su facilidad para escribir, leer y resolver crucigramas. 2.-Lógico-matemática: Facilidad para la aritmética y las ciencias empíricas. 3.-Corporal: Facilidad para los deportes y manualidades. 4.- Espacial: Facilidad para el dibujo. 5.- Interpersonal: Facilidad para trabajar con los demás (¿equivaldrá a la inteligencia emocional ya conocida por los trabajos de Daniel Coleman?) 6.- Intrapersonal: para comprenderse a uno mismo y autorregular su propia vida. 7.- Naturalista: Reconocer el entorno natural. 8.- Espiritual-filosófica: para saber plantearse preguntas transcendentales.

Uno pude no estar de acuerdo con esas clasificaciones, darles otros nombres, dividirlas o añadir otras mas –yo personalmente no veo a lo lingüístico y lo musical como un solo tipo de inteligencia porque una de las personas más inteligentes que he conocido para saber expresar ideas tiene un oído musical absolutamente nulo–, pero en todo caso es una buena base partir de esas diversas potencialidades intelectuales, para una educación personalizada.

Deben tomarse en serio y evitar clasificar a los alumnos como si fueran más listos o más tontos. Hay que clasificarlos en términos de cuál de sus inteligencias es la más fuerte.

Luís de Rivera, director del Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática de Madrid, interpelado por la prensa sobre lo dicho por Gardner, sacó la conclusión práctica: “Lo importante en la enseñanza es fomentar que los alumnos desarrollen un mínimo de todas las inteligencias y que logren sacar el mayor provecho de la que tienen más capacitada”.

Bien, pero si tenemos en cuenta esto, se plantea también lo que cada vez fue tomando más fuerza: que toda la enseñanza escolar, además de personalizada debe ser diferenciada, distinta para las mujeres que para los hombres.

Recordemos el libro de Leonard Sax, “Why Gender Matters: Por qué importa el género”, que aportó datos valiosos sobre la importancia de la educación diferente. Allí se señalaban las diferencias en el modo de pensar en los niños y en las niñas, empezando por las diferencias de las zonas cerebrales empleadas. Por ejemplo: a la edad de cinco años, para orientarse, los niños utilizan el hipocampo cerebral; las niñas, el córtex cerebral. La velocidad a la que maduran sus cerebros es distinta. Más que decir que los chicos se desarrollan más lentamente que las chicas, es más correcto decir que se desarrollan a un paso distinto. Las habilidades del lenguaje se desarrollan antes en las niñas, mientras que la memoria espacial madura antes en los niños.

Después de Sax siguieron apareciendo estudios de neurólogos, psicólogos y pedagogos y ahora ya es una evidencia que lo mejor es la educación diferenciada y personalizada. Seguir con la educación mixta es, pues, un atraso. Puede tener ventajas económicas, pero de ningún modo pedagógicas.

*Dr. en Medicina y columnista de El Diario de Hoy. luchofcuervo@gmail.com